Posts Tagged “árbol genealógico”

Existe dos partes anteriores de este artículo en
Cómo hacer mi árbol genealógico (1ª parte)
Cómo hacer mi árbol genealógico (2ª parte)

En la primera parte comentábamos cómo empezar a obtener datos, centrándolo en las entrevistas familiares y en el registro civil. Por su parte, en la segunda, comenzábamos a ver qué fuentes documentales nos pueden servir para nuestro fin, enfocando la importancia de los libros eclesiásticos.

Aunque volveré a este tipo de documentos de la Iglesia más adelante, en esta tercera parte comentaremos uno de los tipos de fuente documental más utilizado al comenzar estas investigaciones: los censos o padrones municipales.

Los censos y padrones municipales

Podemos catalogar los censos y padrones como fuentes documentales civiles. Desde finales del siglo XIX se establecieron algunos censos electorales, siendo uno de los más amplios y antiguos el de 1890, establecido según Ley del Ministerio de la Gobernación “por la que se establece la obligatoriedad de estar censado y cómo hacer el censo”. Esta ley la podéis encontrar en la Gaceta de Madrid (lo que ahora llamamos Boletín Oficial del Estado BOE), en concreto en fecha 29 de junio de 1890, Gaceta de Madrid 180, páginas 901 a 908.

En este y en otros censos posteriores, se establece cómo realizar el censo, correspondiendo únicamente a varones mayores de edad (entonces mayores de 25 años). Tendremos que esperar a la Segundo República para tener censos con mujeres.

Primera página del Censo Electoral de Luceni de 1890

Genealógicamente esta fuente de información es parcial pero interesante. Parcial porque únicamente encontraremos a los ascendientes masculinos de nuestras familias, pero interesante porque se nos dará información más allá de la puramente genealógica: domicilio, profesión, si sabe leer o escribir, etc.

Uno de los problemas fundamentales de esta fuente de información es el de su escasa antigüedad, ya que difícilmente encontraremos censos anteriores a la fecha indicada, aunque en algún caso sí. Tener datos de 1890 supone disponer de información de nuestros abuelos o bisabuelos, cosa que seguramente ya tendremos con nuestro primer tipo de investigación (oral y del registro civil). Además un censo o un padrón nos dice que en esa fecha vivía una persona en concreto en ese lugar, pero no nos aporta dónde nació (fundamental para seguir con nuestro árbol) ni quiénes eran sus padres o abuelos.

La forma de obtener censos es relativamente sencilla: suelen encontrarse en Archivos Históricos Provinciales de las distintas provincias. En algún caso también se encuentran en ayuntamientos u otros archivos, pero por ejemplo en el caso de Zaragoza, los encontraremos en el Archivo Histórico Provincial de Zaragoza (C/ Diego Dormer, 8 50001 Zaragoza, tfno. 976397566, ahpz@aragob.es, ver localización). Allí bastará con dirigirnos a la recepción y pedir el municipio y año que deseemos estudiar; nos dejarán acceso a los microfilms (de muy fácil uso) y podremos sacar las copias en papel que deseemos (bajo una pequeña tasa).

Desde hace algún tiempo, en la Asociación AragónGen, estamos digitalizando los censos que disponemos los asociados y publicándolos en la sección privada de nuestra web. Esto nos permite la consulta de los mismos pero también buscar apellidos, profesiones y datos estadísticos que iremos trabajando y que, más adelante, servirán para una publicación.

Etiquetas: , , , , ,

Comments 1 Comentario »

Gaby me invoca y yo comparezco. Y es que en una entrada de su bitácora de hace unos días, concretamente el 28 de marzo de 2008 con el título “Como hacer un arbol genealógico online (miparentela.com)“, me reta a comentar este programa on-line de generación de árboles genealógicos.

Claro que si él, o cualquiera, espera que sólo comente éste, lo tiene crudo, ya que me abre el filón de comentar algunos programas que he ido utilizando de genealogía y generación de árboles genealógicos.

Para empezar, respondo al reto, y comento mis impresiones de miparentela.com.

miparentela.com

Página de inicio de www.miparentela.com

En primer lugar, es preciso mencionar que se trata de un programa online, es decir, que nos conectamos a una página web (en concreto a la mencionada www.miparentela.com), nos registramos y empezamos a introducir nuestros datos genealógicos.

Introducción de datos en www.miparentela.com

Esto nos lleva a algunos problemas inherentes de este tipo de programas:

  • Imposibilidad de trabajar off-line, o sea, desconectados.
  • Los datos se almacenarán en el servidor de la empresa propietaria del sitio web, para bien y para mal. Hay que mencionar aquí algo que comentaré más abajo y es la política de protección de datos personales, fundamental en el caso de las personas vivas, aunque se requiera registro para su visualización.
  • Limitaciones en cuanto a los datos incorporados.

En cualquier caso, es necesario decir que este trabajo online tiene sus virtudes, fundamentalmente en cuanto a la generación de comunidades y grupos, muy bien desarrollada con la posibilidad de invitar a la participación de familiares que puedan incorporar datos y tomar los nuestros.

En cuanto a los datos puramente genealógicos, la cosa flojea. Y es que no he encontrado forma de aportar más datos que los que indica, que aún siendo numerosos, son más personales que técnicos. Por poner un ejemplo, no pueden ponerse datos biográficos o tan esenciales como la localización de partidas o censos. Claro que el programa está enfocado a un público general, no especializado, y su vistosidad destaca sobre el resto.

La opción más destacada en las carencias es la importación de datos según estándar GEDCOM. Eso nos hará inútil cualquier traspaso de datos desde aplicaciones especializadas. Pero no es esta la finalidad de miparentela.com.

Y es que esa es justamente la misión es otra: la visualización efectista. Su desarrollo, enteramente en Flash, destaca por su calidad gráfica, mostrando los árboles en plenitud gráfica, sin aportación detallada, centrada ésta en las fichas de datos.

Árbol genealógico gráfico con www.miparentela.com

En cualquier caso, he de reconocer que merece la pena su visita. La forma gráfica de trabajo, junto con los pocos informes pero deslumbrantes, harán las delicias de los aficionados y público en general, no especializado.

Configuración y uso

La configuración inicial hay que reconocer que es de lo más simple. Con los datos aportados en el registro (poco más que un nombre, una cuenta de correo y una contraseña), se puede empezar a trabajar, agregando los ascendientes y descendientes de forma simple, sin más que pulsando flechas que encaminan la relación de forma obvia.

Varios datos destacan de forma clara la finalidad del programa: la cuenta de correo de los parientes agregados permite su invitación a participar en el árbol, con las debidas limitaciones configuradas en la ficha correspondiente; los pocos datos obligatorios se centran en casi nada, un nombre y poco más; y las posibilidades gráficas añadidas al incorporar las fotos de los mismos.

Si queremos aportar más datos entraremos en el perfil, pensado fundamentalmente para personas vivas o casi cohetaneas, ya que muchos de ellos no tienen el sentido genealógico que les solemos dar. Y es que aportar e-mail de mi bisabuelo es un poco dudoso.

Tal vez las opciones gráficas que demuestran todo lo dicho están en la forma de presentar información:

  • Árbol
  • Círculo de antepasados
  • Mapas de Google Maps para geolocalización parcial
  • Listas, calendario (exportable i-Cal) e índice

Gráfico semicircular en www.miparentela.com

Evidentemente se echan en falta muchos más informes habituales en programas más específicos.

Crítica

Lo mejor
  • Su presentación gráfica enteramente basada en Flash
  • Su capacidad de creación de comunidades “familiares”, muy Web 2.0
  • Su sencillez de uso
Lo peor
  • La imposibilidad de importación de datos externos
  • La escasez de datos genealógicos puros a introducir
  • Aplicación basada en web, online, sin posibilidad de otra forma de trabajo
  • La legalidad de datos personales online (basada, según el contrato, en la alemana)

Calificación

Presentación gráfica    9        Importación/exportación    2 
Usabilidad    7        Informes    4 
Introducción de datos    3        Genealogía    3 
 
Valoración global    6 
Precio

Gratuito

Valoración calidad/precio

Calidad/precio          7 

 

Etiquetas: , ,

Comments 3 Comentarios »

Existe una primera parte de este artículo en
Cómo hacer mi árbol genealógico (1ª parte)
y una tercera parte en
Cómo hacer mi árbol genealógico (3ª parte)

En la primera parte veí­amos cómo iniciar a recoger información sobre nuestros antepasados y empezar a realizar nuestro Árbol genealógico. En forma de resumen, planteaba:

  1. Recopilar información nuestra y de nuestros familiares.
  2. Pedir datos de nacimientos, bodas y defunciones en el Registro Civil.

Estos datos iniciales son básicos y necesarios. El problema que se plantea es que tanto el Registro Civil como nuestra memoria y la de los nuestros, es muy limitado, 1870 en el primer caso. Eso nos llevará seguramente hasta nuestros bisabuelos o, como mucho, tatarabuelos.

Para continuar avanzando será preciso recurrir a otras fuentes documentales, que podemos dividir de forma inicial en:

  • Archivos eclesi­ásticos.
  • Archivos civiles, notariales o militares.
  • Otras fuentes.
  • Internet.

En esta segunda parte, vamos a tratar de los archivos eclesiásticos, ya que son los que mejores resultados genealógicos nos darán.

Los archivos eclesiásticos

Aunque muchas veces los centramos en los archivos parroquiales y más en concreto en los denominados quinque libri, lo cierto es que deberí­amos comentar que son bastantes más:

  • Archivos parroquiales
  • Archivos diocesanos
  • Archivos catedralicios
  • Archivos de colegiatas, seminarios, colegios y universidades
  • Archivos de monasterios y abadías
  • Archivos conventuales
  • Archivos de órdenes religiosas

Lo que sucede es que, a no ser que tengamos antepasados con familiares religiosos, este tipo de archivos muchas veces no nos aportarán datos genealógicos. Pero, desde luego, los archivos parroquiales sí­.

En los archivos parroquiales también encontraremos diversa documentación, si bien la más puramente genealógica será la de los “Quinque libri“.

Este tipo de archivos los encontraremos bien en las parroquias de los municipios, bien en las de un municipio al que se hayan integrado (caso de parroquias desaparecidas) o incluso en los propios archivos diocesanos (no era extraño e incluso obligatorio en algunos casos que debiera enviarse un duplicado -duplicata- de estos libros a las sedes diocesanas, por lo que a veces podremos encontrar en los archivos diocesanos libros parroquiales que han desaparecido en las propias parroquias).

Los “quinque libri” o libros sacramentales son los que realizaban los párrocos durante el tiempo que permanecí­an y reflejaban, fundamentalmente, cinco tipos de actos o sacramentos:

  1. Bautismos
  2. Matrimonios
  3. Defunciones
  4. Padrones de feligresí­a (o libros de matrícula)
  5. Libros de fábrica

También deberíamos incluir los de confirmaciones, mandamientos matrimoniales y testamentos, si los hay.

Estos libros sacramentales eran obligatorios desde el Concilio de Trento que en su sesión XXIV ordena la existencia de un libro encuadernado con los asientos de bautizos y otros acontecimientos (matrimonios, defunciones, matrí­cula, confirmaciones, etc.). En España se publica esta norma por decreto de Felipe II el 12 de julio de 1564 y es a partir de entonces cuando se empieza a realizar la contabilización (a veces con cierto retraso, normal en la época).

En el caso de bautizos, la información genealógica es la más completa posible pues encontraremos datos de cada parroquiano con referencias de padres, padrinos, abuelos, fechas, etc. Estos datos difieren según épocas y párroco que lo realice, pero en cualquier caso son una fuente magní­fica.

En la siguiente imagen, incluyo la partida de bautizo de mi bisabuelo a modo de ejemplo:

Partida de León Emperador Giménez

Como no creo que se lea muy bien, la trascribo a continuación, conservando la ortografí­a:

En la Yglesia del lugar de Boquiñeni á veynte y ocho dias del mes de Junio del mes de Junio del año mil ocho cientos cincuenta y nueve, yo el infrascripto su Cura Parroco bautice solemnemente un Niño nacido en dicho pueblo á las ocho de la noche anterior hijo legitimo de Pedro Maria Emperador y de Francisca Cirila Gimenez, conyuges legitimos, naturales y vecinos ambos de Boquiñeni: impusosele por Nombre Leon, y fue su madrina su tia Rosa Gimenez a la que adverti la obligacion y espiritual parentesco; es el segundo de este matriminio y son sus abuelos paternos Hilario Emperador y Josefa Blasco, naturales aquel de Boquiñeni y esta de Pradilla, y los maternos Angel Gimenez y Petra Carcas q. lo son ambos de Boquiñeni. Y por tanto lo firmo fecha ut supra

M Martin Marques Cura

Como podemos observar, la información proporcionada para nuestros actuales intereses es valiosí­sima ya que nos indica, en este caso (muy completo, por cierto):

  • Fecha y lugar de bautizo
  • Fecha, hora y lugar de nacimiento
  • Padres con su lugar de nacimiento y vecindad
  • Padrinos (en este caso sólo madrina) con su relación con el bautizado
  • Número de orden en los hijos del matrimonio
  • Abuelos paternos y maternos con su lugar de nacimiento

Con estos datos no nos será muy complejo continuar con la siguiente generación, ya sea en la misma parroquia o en otra.

Otro día continuaré con los libros parroquiales y otras fuentes documentales.

Etiquetas: ,

Comments 1 Comentario »

Existe dos partes posteriores de este artículo en
Cómo hacer mi árbol genealógico (2ª parte)
Cómo hacer mi árbol genealógico (3ª parte)

Muchas veces tanto a la Asociación AragónGen como a título personal nos llegan consultas de cómo empezar no tanto en la Genealogía como a hacer el árbol genealógico propio. Los motivos suelen ser diversos pero similares por ese afán tan humano de conocer nuestro pasado y a nuestros antepasados.

Solemos atender las consultas de una forma bastante personalizada lo que conlleva que no tenemos un manual de cómo hacer estas tareas. No pretendo en esta serie de artículos hacer un libro sobre la materia sino más bien reflejar una serie de consejos iniciales que suelen ayudar bastante a no perderse. Debemos recordar que si pretendemos profundizar en el tema, nos llevará toda la vida y todo lo que hagamos bien al principio será de agradecer.

El primer consejo es, como en tantas cosas en esta vida, la paciencia. No pensemos que en un par de días tendremos el árbol hasta el año 1700. Las dificultades, en muchos casos, son numerosas y deberemos saber de antemano que en ciertas ramas nos quedaremos en años muy próximos.

Vamos pues con los primeros consejos y tareas para afrontar este pequeño reto.

Imagen de árbol genealógico

El primer paso

El primer paso consiste en apuntar (bien en papel o en algún medio informático) lo que sabemos de nuestros antepasados hasta que somos capaces de recordar. No hay que preocuparse si nuestro alcance es corto (por ejemplo, sólo hasta nuestros padres, o incluso menos), lo importante es anotar todo lo que recordemos. Esto nos dará, generalmente, unas primeras ramas de nuestro árbol que, poco a poco, iremos completando.

Una vez anotados nuestros recuerdos de los antepasados, intentaremos hablar con nuestros familiares, sobre todo los mayores. Esto fundamentalmente por dos motivos: primero porque seguro nos aportan más información; y segundo, porque siempre es bueno hablar con los mayores, tienen mucho que contar, mucho tiempo para ello y pocas orejas que les escuchen. Como vemos, mataremos dos pájaros importantes de un solo tiro.

Es importante anotar todo lo que se pueda, aunque en principio nos parezca sin importancia o dudoso. También es importante anotar la fuente de dónde se ha obtenido cada dato, por si es preciso repasar, comprobar o comparar con posterioridad.

El segundo paso

El segundo paso ya nos lleva a las fuentes documentales si bien con poca investigación. Consiste en pedir a los registros civiles correspondientes las partidas de nacimiento de nuestros antepasados más cercanos (padres, abuelos o incluso si es posible más arriba).

El problema es que el registro civil en España no se llevo a cabo hasta finales del siglo XIX y, por tanto, es difícil que nos podamos remontar más allá de nuestros abuelos o, como mucho, bisabuelos. En otros países la situación no es muy distinta, por lo que en seguida tendremos todas las partidas completas.

El mejor método, inicialmente, es visitar el sitio web del Ministerio de Justicia español (www.justicia.es) y acceder a Atención al ciudadano – Trámites personales – Persona (tipo: nacimiento, defunción, matrimonio, etc.) – Indicar on-line y rellenar el formulario, para pedir las partidas en aquellos municipios que se permita hacerlo de esta forma. Si no es posible su solicitud por la web, lo más aconsejable es llamar por teléfono al Registro Civil (o similar) de la localidad en la que nació nuestro antepasado, para que nos den instrucciones sobre nuestra petición.

Continuará…

Etiquetas: ,

Comments 8 Comentarios »

Pues eso, que hace tiempo que no comento como me van las cosas en este tema.

La respuesta es compleja ya que me he metido en un montón de cosas y de esta forma no se termina ninguna, a saber:

  • Por un lado, continúo los procesos inversos que ya comenté en el post A la inversa, es decir, una vez hecho el árbol hacia el pasado, cojo apellidos aislados desde su origen (puede ser desde los primeros datos de las partidas o desde que vinieron a Luceni) hasta la actualidad con todas sus familias. Esto multiplica por mucho el número de personas que voy metiendo en el Legacy pero ofrece muchas ventajas. De momento he seguido Satué, Chicapar, Sau y Santos aunque solo he metido datos en Legacy de los dos primeros.
  • Por otro lado en abril 2007 me fui a Boquiñeni, previa petición con el párroco (José Luis, el mismo que el de Luceni) para empezar a digitalizar los datos de esa localidad. De ella era mi abuelo Gregorio Emperador y por tanto la cuarta parte de mi familia. Me encontré con que no había ningún trabajo previo (ya lo sabía) y que era preciso empezar desde el principio a partir de fotografías. Hay, creo recordar, trece libros aunque están un poco mezclados y alguno de ellos en realidad es quinque libri, o sea que contiene todos los registros. Hice el VIII y el IX, que comprenden desde 3/07/1856 a 14/01/1877 el primero y desde 25/01/1877 a 4/06/1900 el segundo. O sea solo 44 años. En ellos he encontrado a mi abuelo y sus padres, y la referencia de mis tatarabuelos (todos ellos de Boquiñeni). La digitalización la hago poco a poco y ya falta menos ya que voy por el folio 130 de 200 del libro IX, habiendo terminado ya el VIII.
  • El otro tema es la Asociación AragónGen de la que fui elegido presidente en diciembre pasado. Las cosas son lentas pero poco a poco haremos algo. De momento solo me he centrado en dos cosas: la página web y la presentación pública de la Asociación. Os iré informando.
Etiquetas: , ,

Comments 2 Comentarios »

En un principio, cuando empecé a meter los datos que tenía sobre mis familiares, busquñe por Internet los programas que hubiera para no tener que preocuparme de los detalles de relaciones y datos. Encontré varios, algunos flojitos y otros mejores. Al final me decidí por Brother’s Keeper (www.bkwin.org) porque me pareció sencillo y completo a la vez.

Una vez pasado el tiempo, encuentro el programa un tanto inestable, a pesar de que el autor (John Steed, Brothers_Keeper@msn.com) renueva constantemente las versiones de su programa. También presenta la ventaja de ser un programa shareware, que no carga mas que lo justo, sin adwares ni spywares, ni demás …wares.

No es la primera vez que alguna cosita me falla y eso me ha hecho dudar. Por otro lado, también adolece de que, a pesar de ser bastante completo en informes, no presenta ninguna opción para publicación de web, lo que en estos momentos hecho bastante en falta.

Así pues, últimamente estoy volviendo a emplear de forma temporal el Personal Ancestry File de los mormones (www.familysearch.org) que es sencillo y con el complemento de PAF Companion, da unos informes bastantes decentes. En cualquier caso, estoy abierto a sugerencias.

Por otro lado he descubierto una aplicación web, sencilla de poner en un sitio que admita PHP con mySQL, que, a partir de archivos GED (fáciles de crear con cualquier aplicación, al ser el estándar de traslado de ficheros de genalogía) te crea una web con abundantes informes sobre tus datos. Podéis ver el resultado en mi apartado de genalogía. El programa se llama PHPGedView y lo podéis encontrar en www.phpgedview.net.

Si queréis alguna cosa sobre esta aplicación me la podéis preguntar, que creo la manejo medianamente bien.

Etiquetas: , ,

Comments 1 Comentario »

Me aficioné a la genealogía cuando recuperé algunos estudios que mi primo Luis había hecho sobre los apellidos. El se había centrado únicamente en la búsqueda de antepasados, más concretamente creo que quería obtener una larga lista de apellidos que le correspondían. Tal vez el error que cometió es no apuntar más datos conforme investigaba, ya que los tenía al alcance de la mano.

Decidí hace un par de años retomar esos apuntes. Eran confusos y breves. Sólo contenían algunas páginas en las que se indicaban los ancestros con sus nombres y apellidos pero muy pocas fechas. Yo sabía que Luis había ido de un lado para otro buscando y me apenaba que no hubiera apuntado más cosas.

He de indicar que mi primo Luis falleció en 1990. Tenía 36 años, una esposa separada y dos hijos preciosos.

Como soy informático, lo primero busqué algún programa que me permitiera ir introduciendo los datos que tenía. Probé varios pero al final me decidí por Brother’s Keeper que me resultaba sencillo pero completo en cuanto a la introducción de información. La verdad es que no sé si es el mejor pero me he acostumbrado.

Por tanto fui introduciendo los datos interpretados de los apuntes de mi primo. Al ser primo (por parte de madre, nuestras madres son hermanas) disponía de información de una de las ramas: la de mi madre. Pero casualidades de la vida (o no tanto, en los pueblos), su padre era primo hermano de mi abuela y por tanto todo lo de su padre me servía para otra de las ramas de mi padre. Lo cierto es que al final he conseguido información de casi todo menos de mi primer apellido (Emperador).

Al terminar de introducir la información, recurrí a mi madre, que es un pozo de memoria, para que me completara alguna información. Ella me aportó algunas fechas (cercanas pero válidas) y me aclaró alguno de esos parentescos que nunca se comprenden. También me ayudo a contactar con otras personas de la familia que me completaran información.

Una vez llegado allí había obtenido datos curiosos. De algún apellido me remontaba al siglo XVI, lo cual me parece una burrada. De otros tenía muy poco y debía hacer “investigación de campo”.

El siguiente paso fue empezar a ver que hacía la gente por Internet en esto de la genealogía. Lo que más me ayudó fue la página de Ricardo Galtier-Martí: Archivo Nobiliario de Aragón (Archivo Genealógico) . Además de encontrar bastante información, le encargué que me diera los censos de los pueblos que necesitaba información: Luceni, Boquiñeni y Pradilla de Ebro, todos ellos en Zaragoza (Ribera Alta del Ebro) y separados a escasos 5 km unos de otros. Compré pués los censos a Ricardo y en ellos encontré datos de mis abuelos y bisabuelos (los censos eran de 1890 y 1910 y sólo incluían a los hombres). Ya tenía los años de nacimiento, algo era algo. Además me entretuve en ver las profesiones y alfabetización en los pueblos en aquel entonces.

La siguiente gran ventaja fue el encuentro con un foro de genealogía de Aragón en Yahoo: Aragongen. En él he encontrado a gente interesantísima que contesta a preguntas inimaginables. He aprendido mucho allí aunque no he podido completar gran cosa desde entonces.

El paso en el que me encuentro no ha avanzado mucho desde el último año. Y es que necesito, como decía, investigación de campo. Para ello he hablado con el cura del pueblo para que me deje consultar los libros de nacimientos y defunciones. Estas son las fuentes que utilizó inicialmente mi primo y que deberé repasar para completar información.

Aquí estoy. Quiero seguir avanzando y lo tengo fácil. No es una obsesión ni búsqueda de raíces ni nada parecido. Somos ciudadanos del mundo y nuestro pedigrí lo marca nuestra personalidad, no la familia. Pero es curioso, me gusta.

Seguiré informando.

Etiquetas: , , ,

Comments No Hay Comentarios »